Quinta semana de confinamiento la que comienza hoy tras una atípica Semana Santa en la que de nuevo el centro de atención recayó en la Residencia de Ancianos de Nuestra Señora de los Remedios, en la que se registraron tres fallecimientos de residentes en la jornada del viernes, sumando ya un total de 15 muertes desde que comenzó la pandemia de coronavirus. Pero además, ese mismo viernes se comenzaron a realizar por fin los test de COVID – 19 entre los residentes y trabajadores del centro, aunque a día de hoy todavía no se han trasladado los resultados a la opinión pública. Una cuestión a la que se ha referido la alcaldesa de Ubrique, Isabel Gómez, que ha lamentado la falta de información, tanto por parte del centro como de la propia Junta de Andalucía, que aluden a la ley de protección de datos para no ofrecerla. La primera edil ha considerado que Ubrique sufre un agravio comparativo con respecto a otros municipios que sí disponen de ese conocimiento general de la situación y ha apelado a la transparencia informativa para evitar bulos e interpretaciones. Isabel Gómez ha anunciado además que se ha remitido un escrito conjunto de varios alcaldes de la provincia solicitando a la Junta de Andalucía que informe de manera oficial a sus respectivos ayuntamientos sobre todas estas cuestiones.

La jornada de hoy lunes ha supuesto el regreso al trabajo en toda España de los sectores laborales no esenciales tras el período de hibernación económica que impuso el Gobierno central  hace dos semanas. Una situación que provoca cierta preocupación por que este regreso pueda suponer un repunte en el contagio de COVID – 19. En el caso de Ubrique, varias empresas de marroquinería han vuelto hoy a retomar su actividad, algo que ha sido valorado por los sindicatos UGT y CCOO, subrayando que este regreso se haga siempre y cuando se aseguren las medidas de protección. El secretario general de FICA UGT en Cádiz, Antonio Montoro, ha considerado la vuelta al trabajo como algo positivo, aunque ha señalado que la prioridad es la salud de los trabajadores y que si no hay medios ni protocolo claro de protección no se puede ni se debe trabajar. Montoro ha insistido en la idea de que los ERTES «no son la panacea» y que el regreso al trabajo debe hacerse con porcentajes de la plantilla de manera progresiva. Por su parte, el secretario general de CCOO de Industria en Cádiz, Jesús Serrano, no ha querido hacer una valoración general del sector, si no que ha insistido en que la vuelta a la actividad va a depender de la situación particular de cada empresa. Serrano ha apelado a la cautela y ha pedido a las empresas que no arranquen si no tienen garantías sanitarias, económicas y productivas para retomar la actividad.

Ayer domingo, la Policía Local de Ubrique anunció en un comunicado que seguirá participando en las caravanas solidarias de las 8 de la tarde tras lo expuesto por la subdirectora del Cuerpo Nacional de Policía en rueda de prensa y por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, en un medio de comunicación. El jefe de la Policía Local de Ubrique, José Salguero, expresa en este comunicado que la participación de la Policía Local en estas actividades, en compañía de distintos servicios de seguridad y sanitarios, responde «agradecimiento que la Policía Local ubriqueña quiere dispensar a aquellos/as que están en primera línea de defensa luchando contra la pandemia actual de la COVID-19 y, como no, a toda la ciudadanía por el ejemplar comportamiento que tiene en la lucha de paralización de la propagación de la misma quedándose en casa confinados». Recordemos que todo esto responde a la comunicación del pasado viernes de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz  en la que se señalaba que «este tipo de actuaciones llevadas a cabo por agentes de los cuerpos de Policía Local quedan prohibidas  al no entrar dentro de los cometidos, de las funciones y servicios que le corresponden en orden a la protección de personas, bienes y lugares». Posteriormente, la  Asociación de Jefes/as y Directivos/as de las Policías Locales de Andalucía trasladó a la delegada del Gobierno de España en Andalucía su malestar por la orden recibida, subrayando que » esta instrucción mina la moral y la dignidad de los funcionarios que no están regateando esfuerzos, sacrificio y exponiendo la salud propia y las de sus familias en la lucha contra la COVID-19, lo que seguirán realizando tenazmente en aras de la protección de los conciudadanos». La Policía Local de Ubrique cierra su comunicado de la siguiente manera: «Ni que decir tiene que seguiremos atendiendo aquellas solicitudes de cumpleaños para menores y ancianos que se soliciten, siempre que ello no altere o menoscabe el normal desarrollo de nuestras obligaciones como miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad».